Europa, voluntariamente desmemoriada


Hoy no hablo de libros, aunque cite un par de ellos, sino de la idea de Europa que me (nos) rodea a raíz de la celebración del Día de la Memoria.

Han pasado 71 años de la liberación de Auschwitz, que constituye la fecha solemne de la memoria del holocausto en los campos de exterminio y tengo la sensación de que no obstante tanta aplicación mnemotécnica Europa no ha comprendido nada. Casi un siglo más tarde del inicio de las persecuciones nazistas en Europa hace uso una vez más de medidas que recuerdan mucho ese periodo. Expulsiones masa, requisición de bienes, clasificación de seres humanos por categorías que indican su aceptabilidad: todas formas seculares en la cuales Europa a lo largo de su historia ha gestionado y comprendido la propia identidad (a modo de resumen sugiero leer la primera parte del trabajo de R. Hillberg, La destrucción de los judíos europeos). Una identidad basada en criterios de exclusividad y exclusión. Europa se vio y se ve con un club exclusivo, capaz de par patentes de ciudadanía solo a quien sus propias clases dirigentes consideran adecuado. Europa arroja a sus hijos en emigraciones casi forzadas (quien no recuerda las palabras de Cecil Rhodes sobre la emigración británica, para hacerse una idea puede leerse E. J. HobsbwmanThe Age of Empire: 1875–1914): desde fines del s XIX al S. XX son millones de ciudadanos europeos los que han abandonado el viejo continente sin llegar jamás a ser visto con nuestro ojos como hordas o oleadas. Europa ha generado con esta política tragedias dentro y fuera de sus propias fronteras. Europa tiene una fobia tal al “otro” que la alteridad es siempre fuente de temor, desprecio, rechazo y finalmente odio: Europa no digiere a quien no es europeo, mejor dicho, cierto tipo de europeo. Europa no ve que ese europeo no es hoy el de hace tiempo, pero no le interesa tomar consciencia de ello porque no sabe y no puede generar una nueva identidad.

Han pasado 71 años de liberación de Auschwitz, que constituye la fecha solemne de la memoria del holocausto en los campos de exterminio, y tengo la sensación de que no obstante tanta aplicación mnemotécnica Europa no ha comprendido nada ni tiene voluntad de comprender y lo peor ha de llegar otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s