Escrituración y #ebook


Lo de escribo hoy son más apuntes y reflexiones nacidas de una conversación que otra cosa y aún así me parece que tiene una validez; siendo yo el padre, que otra cosa podría decir.

El tema de conversación era la dificultad de adaptación a algunas lenguas teniendo en cuenta su grafía, por ejemplo el griego o chino.

En el caso del chino la multiplicación de signos que deben reflejar también la característica tonal de la lengua, hacia difícil su aprendizaje y memorización.

Está claro que la reducción del número de signos y su combinación casi infinita produce como efecto mayor facilidad de aprendizaje, mayor memorización. Sin embargo tiene también una lado oscuro esta literización, esta escriturización de la lengua.

Para empezar no hace falta incomodar al chino, basta el latín, el griego y las lenguas semítica, por ejemplo, de las cuales hemos perdido, gracias al progresivo aplastamiento que la letra escrita ha ejercido sobre la lengua oral, las vocales largas y la cortas o las consonantes enfáticas: ¿se sabe distinguir entre omicron y omega, entre teth y tau). La escritura ha simplificado y extendido la transmisión con amplitud diacrónica, pero ha condenado la oralidad y la transmisión oral aplastando la lengua en la bidimensionalidad el signo, privándonos de sonidos que fueron de las propias lenguas. Los puntos y demás signos añadidos a las diferentes lenguas no nos restituyen sino la pálida idea, una orientación que no somos capaces de seguir, mucho menos realizar.

Es cierto que las lenguas tonales, tan difíciles a los occidentales, han recorrido parcialmente ese camino y el resultado es una complejidad gráfica mayor, una cierta inabordabilidad. Es el reverso del fenómeno, una complejidad que corre el riesgo de anular la ventaja de la escritura.

Ahora el ePub podría darnos una revancha parcial gracias a la capacidad de “leerse” a si mismo. No digo que sea automático, no, pero sí una via interesante sobre todo para lingüistas y filólogos y por extensión para cualquier curioso, para cualquiera que entienda que verba volant scripta manent era un elogio a la ductilidad de la lengua hablada. Para que se diga luego que el #ebook es solo una curiosidad.

En fin, una reflexión marginal es cierto, pero que habla de cómo la escritura ha condicionado nuestra percepciónde la lengua. A los lingüistas dejo la ocasión para expresarse con mayor conocimiento sobre el campo y desmentirme quizá.

Ps: que ningún mal pensante obre a propósito del latinismo y el blog de Bernat Ruiz Domenech, no van por ahí los tiros. Ahórrense la fatiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s