Cuando el respeto decaiga, el lector os abandonará


“Non crediate che le Vostre edizioni si vendano perché lo Struzzo è simpatico alla gente: si vendono perché sono accurate e leggibili: quando ci siano libro mezzi corretti e mezzi scorretti, quando il rispetto per la gente venga a meno, il lettore Vi abbandonerà”

Leone Ginzburg, una carta a Giulio Einaudi.

(No creáis que vuestras ediciones se vendan porque el Avestruz cae simpático a la gente: se venden porque están cuidadas y son legibles: cuando haya libros medio correctos y medio incorrectos, cuando el respeto por la gente decaiga, el lector os abandonará”.)

Leía ayer este fragmento de una carta de Leone Ginsburg a Giulio Einaudi (pensad que se sentaban uno junto a otro en la gran buhardilla que fue el primer cuartel general de Einaudi) y no pude evitar que me asaltasen una serie de preguntas y algunas constataciones.

La primera y más obvia es que la calidad del trabajo editorial es una preocupación constante del editor. La segunda es que la unión calidad de la edición – fidelidad del lector se ha roto en algún momento.

La responsabilidad de esa ruptura recae en el editor, sin duda. Y aquí me asaltan las preguntas: ¿Qué ha motivado esa decisión? ¿Por qué, al menos en apariencia y contrariamente a la opinión de Ginsburg, el lector no penaliza con fuerza esta práctica?

Tampoco sería justo decir que se trata de una práctica universal. Si bien es cierto que ha aumentado esta falta de rigor, entre grandes, medianas y pequeñas editoriales, especialmente en el caso del libro electrónico. Creo que esa desidia, en fondo, obedece no solo a un factor generacional o cultural, sino también a una cuestión económica: mientras el volumen de ventas del #ebook crece, el valor unitario menor no crece cuanto el volumen. En otras palabras se vende más por menos y el sistema apuesta por agotarse antes de ceder. La pregunta es si no lo hará demasiado tarde. Yo estoy convencido de que esta práctica es un error.

Confio pues en la revolución callada de los pequeños editores que quieran hacer suyas la palabras de Ginzburg y las prácticas mejores sobre la calidad de la edición, impresa o electrónica. A la par no queda sino esperar que los lectores sean tan exigentes efectivamente como creen ser, edite quien edite. Quizá sea hora de que los editores expliquen a los lectores cómo es una libro bien hecho, especialmente un libro electrónico.

Anuncios

2 comentarios en “Cuando el respeto decaiga, el lector os abandonará

  1. No conocíamos la frase de Ginzburg, pero nos ha parecido francamente buena. La ausencia de calidad en el proceso de edición es claramente una falta de respeto hacia el lector que este no debería permitir. Nosotros también confiamos en esa revolución callada a la que aludes y, de hecho, estamos luchando por ello. ¡Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s