En defensa de las letras


Vaya por delante que soy filólogo, así que sí, soy partisano.

Cuando hace algunas semanas el debate de #ebookspain en tuiter se centró en los libros enriquecidos o interactivos hubo una cuestión que salió a relucir de inmediato: ¿qué es un libro y que lo caracteriza?

No era la primera vez que este aspecto del debate sobre el libro electrónico se presentaba ante mi. El sentir general es que un libro es, sobre todo, palabras. Palabras escritas, además.

Es cierto que el libro electrónico en sus múltiples formatos nos pone a disposición un amplia gama de posibilidades que van del audiolibro a mapas interactivos, filmaciones y demás.

Ahora bien, todo este material no se sostiene por si solo dentro en la discursividad del libro. No es autónomo ni completo, sino parcial e dependiente. Depende justamente del discurso escrito.

La cuestión de fondo es que la palabra escrita presenta una ductilidad y una profundidad que otros sistemas no pueden alcanzar. Cierto es que eso provoca otros problemas tales como al ambigüedad, la polisemia, la necesidad de lenguajes especializados, las jergas. Nótese no obstante que otros sistemas, como el pictográfico, no esto´na libres de fenómenos semejantes. Ningún otro sistemas experimentado por el hombre puede sustituir con éxito a oralidad sino la escritura.

Una esquema, un mapa, una imagen, pueden darnos gran cantidad de información en un golpe, pero dentro de un libro sin la contextualización dentro del flujo de palabras, será una parte ineficiente. Lo mismo un filmado, que con frecuencia hará uso de una narración; las notas y las digresiones típicas de la discursividad de un ensayo puede terminar por se engorrosas en un lectura, pero casi imposibles de gestionar en un discurso meramente visual y aún con el apoyo de la oralidad pueden terminar por ser un fárrago. Por otro lado, un documental solo es sólo un documental, no un libro.

Qué aporta la escritura. Ya lo he dicho, profundidad, capacidad de transmisión del análisis, universalidad, capacidad combinatoria infinita: de entre todos los sistemas de codificación del pensamiento que posibiliten su transmisión más allá de la oralidad ha sido la escritura el elegido y esto se debe sin dudad a que presenta características inmejorables respecto a otros sistemas, muchos de ellos precedentes a la escritura. No hay libro sin palabra escrita. La organización del cómic o del tebeo bajo la forma del libro impreso subraya una dependencia, real o ficticia, de la forma narrativa que dicta el libro como soporte de la escritura: el dibujo se escribe como se escriben las palabras, y en ocasiones, casi todas, depende de la palabra para completar su exposición narrativa, lo que hace del dibujo dos veces dependiente de otro código.

Hoy estamos ante un reto que no atañe a la escritura en cuanto tal, ni a su capacidad para transmitir historias o conceptos, simples o complejos. El reto de hoy atañe a la capacidad de comprensión lectora por un lado y de “organización” del texto por el otro: ciertamente con el término organización simplifico las posibilidades de narración no lineal que ofrece el libro electrónico.

La primera parte del reto es determinante. Tenemos mucho que hacer para mejorar la comprensión lectora en general, en nuestros jóvenes en particular, porque ellos son el futuro. Tenemos mucho que hacer en la re-creación de una masa de lectores. Habrá que combinar muchas acciones, quizá otros países puedan ofrecernos claves de cómo hacer este trabajo, pero para empezar hay que eliminar todo pensamiento “este sector es el fundamental, porque es el mio” o “mi sector no es el responsable de esto”, no nos sirven.

El segundo reto es asequible, pero hemos de romper la linealidad del pensamiento que ve el libro electrónico como consecuencia del libro impreso (y empleo conscientemente esta fórmula para no entrar en polémicas inútiles en este punto). Nuestros autores deben empezar a pensar en formas diversas de su obra según el formato, para aprovechar plenamente las diferentes potencialidades de cada formato, sabedores que la palabra tiene un peso enorme.

Ps: por cierto, cuanto dicho es solo mi opinión, no una verdad absoluta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s