¿El precio del ebook se debe al valor de uso?


El precio del ebook es una de esas cuestiones que no dejan de suscitar debates infinitos.

Veamos. Las cuestiones principales sobre las que nos detenemos son:

  1. la relación libro impreso – ebook: como si el precio del segundo dependiese del primero, lo cual no es cierto;
  2. la disponibilidad;
  3. la marca (en este caso, la editorial o el autor);
  4. el tiempo necesario a su realización;
  5. los costes materiales de realización;
  6. el uso/tiempo de vida del producto.

Bien, todo ello haría pensar que comparando ebook con camisetas (Beth Bacon Why Are T-Shirts More Valuable Than Ebooks?) el precio de los primeros no debería ser excesivamente diferente del de las segundas. Y sin embargo no es así, como sabemos, pues las segundas pueden valer casi 10 veces más de un ebook.

¿A qué puede deberse pues esta diferencia que en definitiva es esencial para que un editor de un precio a sus títulos digitales?

La cuestión parece radicarse en un aspecto subjetivo. Y mi respuesta se basa en un concepto: el valor de uso.

El valor de uso es la aptitud que posee un objeto para satisfacer una necesidad. Así pues el valor de uso es determinado por las características propias del objeto y por el uso específico y concreto que se da al mismo según esas características. Es imposible comparar valores de uso entre sí de manera cuantitativa (por ejemplo según su importancia relativa) sin establecer un patrón de medida arbitrario y abstracto para calificar usos que son diversos y por tanto incomparables. (wikipedia dixit).

Es decir que nos movemos en términos subjetivos, individuales y colectivos. Estos últimos son los que asignan un valor sustancialmente diverso al libro impreso y al ebook. ¿Esto es todo?

Como para otros bienes inmateriales la falta de un aspecto físico tangible o cuantificable (he dicho bienes pero me parece aplicable a la cultura, en general), determina un valor de uso bajo, muy por debajo de, por ejemplo, una camiseta estampada. ¿Qué uso pues dan los lectores al ebook para otorgarle ese precio? ¿A qué parangonan el ebook, puesto que el término de comparación no es el contenido? Content isn’t king.

Ni contenido ni impacto formativo, entendido en la amplio acepción de la formación de una personalidad cívica e individual, de valores y conocimiento, parece entrar en la valoración del ebook y eso supone, a mi juicio, que existe una distancia que se ensancha entre la ciudadanía y la cultura, especialmente si se expresa en valores abstractos sin cuerpos tangibles. Lectura, cultura, no ejercen atractivo ni crean un valor de cohesión o de identificación, mientras otros fenómenos no tangibles, como los partidos de fútbol, la pertenencia ideal a un club, sí. Es ahí que se pierde la batalla, en el valor de identificación, satisfacción, pertenencia e incluso diría ‘utilidad’ que el valor de uso del la lectura (ebook o libro impreso, me da igual) parece resumir. Y el del ebook es el que es. Aumentar el valor de uso del ebook, con su posible consiguiente recaída en el precio (pero, añadiría, sobre todo en la apreciación general del valor de la lectura, de la música, de la vida social), implica iniciar una batalla cultural para un gran cambio.

No pretendo sentar cátedra, apunto una idea. El debate no se cierra aquí, ni mucho menos.

Anuncios

4 comentarios en “¿El precio del ebook se debe al valor de uso?

  1. Siempre que se habla o escribe sobre el precio de los ebooks, y de los libros impresos también, no se hace una comparativa/relación con el tiempo de disfrute que proveen.
    Por ejemplo, un ebook sale 5 euros y empleo 20 horas en leerlo, significa que con su lectura he “gastado” 0,25€ de euro por hora. Independientemente de la función social y cultural ¿qué otro objeto/servicio/producto ofrece tiempo de ocio por este precio? Puede que la visión sea un tanto reduccionista, pero no deja de ser otra perspectiva desde donde analizar el tema.

    Me gusta

    • En efecto es otra posición, otra perspectiva. Sion embargo, creo, es colocar al libro en una perspectiva economista, tanta diversión/por hora/por precio. ¿Qué ocurre si lo releemos? ¿Y si no lo acabamos¿ ¿Y si lo prestamos? ¿Podemos reducir a una fórmula económica el impacto en nuestra vida, en nuestra formación?
      Prefiero no economizar ciertas relaciones. Pero la verdad es que en esto del precio, el debate no se cierra y como bien dices es oportuno abordar cuantas más perspectivas mejor.
      Y gracias por comentar, un saludo.

      Me gusta

  2. El precio de un libro digital aumentará cuando el lector digital se haya popularizado. Mientras, no deja de ser un contenido para descargar y leer, mal que bien, en el soporte que buenamente puedas, a falta de.
    Mal acostumbrado a descargas sin control, al pirateo, es difícil reconducir de un día para otro ese hábito. Lo importante: que el público entienda la necesidad de pagar al autor.
    Cuando las bibliotecas públicas cuenten con este servicio de préstamo, será más razonable. Como usuarios, tomaremos prestados libros digitales que no pagaremos, igual que no lo hacemos con los libros de toda la vida. Será la institución la encargada de hacerlo (con nuestros impuestos, no se olvide), y pagará el precio estipulado.
    De momento es barato, el precio de un ebook, al menos para el autor. Falta que pase tiempo y los lectores hayan rentabilizado el precio del lector, si lo han podido adquirir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s